viernes, 14 de abril de 2017

Los juzgados vascos dictaron en 2016 más de 5.000 medidas alternativas a prisión

La prisión es siempre el último recurso con el que cuenta la Justicia y los titulares de los juzgados se esfuerzan en favorecer aquellas medidas que posibiliten la reinserción del delincuente. Así, el año pasado se dictaron en Euskadi 5.214 medidas alternativas a la cárcel, de las que más de la mitad —concretamente 2.801— fueron trabajos en beneficio de la comunidad. Del resto, 2.330 fueron suspensiones de ejecución de penas y 83, medidas de seguridad. El 31% de las medidas alternativas correspondieron a delitos contra la seguridad vial, y un 24% fueron por delitos cometidos en el ámbito de la violencia de género, según se desprende de la memoria de 2016 del Servicio Vasco de Gestión de Penas (SVGP).
Este servicio fue el responsable de ejecutar el año pasado 11.399 medidas de este tipo, de que las 6.185 correspondieron a resoluciones de años precedentes y 5.214 a medidas que los juzgados y tribunales remitieron entre enero y diciembre de 2016. Esta cifra rebaja ligeramente la de 2015, cuando se remitieron 5.754 medidas alternativas a prisión. El año pasado estas medidas afectaron a 2.919 personas penadas, de las que 1.826 tuvieron que realizar trabajos en beneficio de la comunidad, 1.052 vieron suspendida la ejecución de su pena y a 41 se les aplicaron medidas de seguridad. Estas resoluciones afectaron de forma muy mayoritaria a hombres, concretamente en el 87% de los casos.
Del total de medidas a ejecutar, el 47% de las mismas se han dado por finalizadas, o porque se han archivado (3.270) o porque se han cumplido (2.117). En 2016 se produjo un aumento en el archivo de las medidas —el 60%—, sobre todo debido a la incomparecencia de la persona penada o al abandono del cumplimiento de la medida.
De cara a la ejecución de las medidas, el SVGP fue el responsable de elaborar y gestionar 6.504 planes de intervención. De ellos, 3.742 fueron trabajos en beneficio de la comunidad; 1.330, talleres por delitos contra la seguridad vial; 843, tratamientos de deshabituación; 394, programas contra la violencia de género; y 195, tratamientos de salud mental. Afortunadamente, los datos reflejan un alto índice de cumplimiento de planes. De los 4.093 programas finalizados, se cumplieron el 82%, y solamente se archivaron el 17%.
En total, el SVGP atendió a 4.404 personas penadas. Mediante los planes que se les impusieron se trata de posibilitar que la persona asuma la responsabilidad de sus actos y, así, dar contenido a las medidas alternativas a la prisión. En concreto, los trabajos en beneficio de la comunidad procuran el cumplimiento de una pena mediante la prestación de servicios en una entidad específica que realice actividades de alcance social.
Desde el citado servicio se han destacado los resultados, calificados como 'satisfactorios', de los talleres por delitos contra la seguridad vial. En los 1.330 planes de intervención participaron 1.246 personas, de las que un 88% fueron hombres, repartidas en los 21 talleres que se organizaron. El 83% de los participantes consiguió cumplir la pena impuesta.  
Finalmente, en el marco del programa Gakoa para la rehabilitación de las personas condenadas por delitos de violencia de género participaron 368 personas. El SVGP también elabora y gestiona los planes de intervención relativos a los tratamientos de deshabituación y de salud mental para la ejecución de las suspensiones de pena y medidas de seguridad. En ese contexto, desarrolló 843 tratamientos de deshabituación y 195 de salud mental.

Los resultados de los talleres por delitos contra la seguridad vial han sido considerados 'satisfactorios' en 2016. 

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes