martes, 7 de marzo de 2017

Un Día de la Mujer lleno de retos

Cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y, entre otras cosas, sirve de recordatorio de tantos objetivos por alcanzar en el camino de la igualdad. Aunque se conmemoró por primera vez en 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, fue en 1972 cuando la Asamblea de las Naciones Unidas declaró 1975 como Año Internacional de la Mujer y en 1977 invitó a sus estados miembros a instaurar un Día de la Mujer. Aunque la brecha entre sexos se ha achicado en estos años, sobre todo en los países más desarrollados, aún sigue siendo imprescindible sostener la bandera de la igualdad en todo el mundo. No en vano, en la práctica persisten numerosas discriminaciones hacia la mujer. Y no hay que ir muy lejos a buscarlas. En Euskadi, según datos de Eustat, los hombres obtienen una renta media de 24.417 euros, mientras que las mujeres se quedan en 14.711 de promedio, lo que supone que los varones obtienen una renta personal 9.706 euros más elevada

Esa diferencia está motivada, entre otras causas, por la menor tasa de actividad de las mujeres y el sector en que están empleadas, aunque persisten las diferencias salariales incluso en el mismo rango de actividad. La mayor diferencia entre las rentas personales de unos y otras se registra entre los 65 y los 69 años, en el que la renta media de los hombres supera en 17.009 euros a la de las mujeres. Entre la población mayor de edad la renta personas más alta se obtiene entre los 55 y 59 años, con 26.003 euros. Entre las mujeres esa etapa se produce entre los 50-54 años (19.434 euros) y entre los hombres en la ya mencionada con carácter general, alcanzando entonces los 33.116 euros. Por tanto, en la renta familiar media existe una 'brecha de género' que provoca que si la persona perceptora principal es hombre las familias tengan unos ingresos de medios de 44.315 euros y si es mujer se quede en 33.431.
Por otra parte, las mujeres que trabajan fuera de casa y tienen hijos menores de 15 años dedican 4,5 horas diarias a su cuidado, mientras que el hombres en idéntica situación sólo emplean 2,9. Tampoco es igual el tiempo que dedican al cuidado de personas dependientes a su cargo, ya que los hombres tienen una media de 1,5 horas por 2,1 horas las mujeres. Además, en el caso del cuidado de los hijos menores, la mitad de las mujeres ocupadas supera la citada media, llegando a las 5 horas diarias o más y hasta un 14,7% dedica ese mismo tiempo al cuidado de dependientes. Mientras, los hombres ocupados atienden a sus hijos dos horas o menos al día. 
En ese contexto, y por tener una perspectiva más amplia, el Índice de Igualdad de Género (IIG), que es un indicador sintético en el que 1 significa desigualdad total y 100 igualdad total, sitúa a Euskadi en los 58,5 puntos, algo por encima de Bélgica, que ocupa el quinto puesto entre los estados de la Unión Europea. Euskadi supera en casi cinco punto el índice de España y también del de la media de la UE, que es de 52,9 puntos. 
Los valores más altos en igualdad de género se alcanzan en los apartados de Salud, Dinero y Empleo. Con 96,2 puntos, la dimensión de Salud es la que más se aproxima a la igualdad completa entre ambos géneros. La mayor desigualdad, por contra, está en el apartado Tiempo, con un indicador parcial de 39,2 puntos sobre 100. Tomando como referencia la media de la UE de 28 países, en todas las dimensiones Euskadi tiene un valor más favorable, excepto en lo que se refiere al empleo, donde está 1,5 puntos por debajo. Por tanto, hay motivos para el optimismo, pero otros muchos para seguir perseverando.
La mayor igualdad entre sexos se produce en la Unión Europea en los apartados de Salud, Dinero y Empleo. 


0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes