jueves, 30 de junio de 2016

Balance de población de 2015

La población residente en España disminuyó en 11.142 personas durante el año pasado, hasta situarse en 46.438.442 habitantes a 1 de enero de 2016. Son cifras oficiales, facilitadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Ahondando más en los datos de la citada fuente, el número de ciudadanos con nacionalidad española aumentó en 24.313 personas y el de extranjeros se redujo en 35.456. En esos resultados influye, claro está, el proceso de adquisición de nacionalidad, que afectó a 114.207 residentes en 2015. En términos relativos, la población se redujo un 0,02%, frente al descenso del 0,13% de 2014. Se desacelera, por tanto, el ritmo de descenso de población. Por edad, la población descendió en 2015 en el grupo de 20 a 39 años (389.662 personas menos) y entre los menores de 10 años (63.286 menos). También se redujo el grupo que va de 65 a 69 años, en este caso con 9.129 personas menos.
Durante el pasado año, España registró un saldo migratorio negativo de 8.389 personas, tanto de locales como de foráneos. La inmigración aumentó un 12,5% y la emigración descendió un 12,1% respecto al año anterior. En el caso de quienes poseen nacionalidad española, el saldo migratorio fue negativo en 46.707 personas, un 18,3% menos que el año anterior.
En 2015 emigraron 98.934 españoles, de los cuales 64.136 eran nacidos en el Estado. La inmigración de españoles fue de 52.227, de los cuales eran nacidos en el país 24.060. En el caso de los extranjeros, el saldo migratorio fue de 38.317 personas en el año 2015, positivo por primera vez desde 2010, y un 169% mayor que justo un año antes. Emigraron 253.069 personas e inmigraron 291.387.
La población extranjera que inmigró desde otros países aumentó un 10,2% respecto a 2014, mientras que la emigración extranjera hacia otros países descendió un 20,9%. Entre las 20 nacionalidades con mayor flujo migratorio, Italia y Venezuela presentaron los mayores saldos migratorios positivos, es decir, más inmigrantes que emigrantes. En el extremo opuesto, Rumanía, Bulgaria y Reino Unido registraron los saldos más negativos. Los italianos en España aumentaron en 9.131, los venezolanos en 7.992, seguidos de ucranianos (6.427), hondureños (5.768), rusos (3.646), dominicanos (2.949), franceses (2.670), estadounidenses (2.532), brasileños (1.858), chinos (1.816), colombianos (1.712) y paraguayos (212). Entre las nacionalidades que perdieron peso destacaron los rumanos (-16.043), búlgaros (-4.463), británicos (-3.036), pakistaníes (-3.029), ecuatorianos (-2.964), bolivianos (-2.425), marroquíes (-2.111), alemanes (-1.793) y portugueses (-1.145).
En cuanto a la emigración de población española, la mayoría partieron hacia el Reino Unido (12.263), Francia (9.992), Alemania (9.536) y Estados Unidos (9.190).
El número de habitantes creció en Baleares, Madrid, Canarias, Murcia, Navarra, Catalunya y Andalucia, y disminuyó en el resto de comunidades. En concreto, Castilla y León (-0,94%), Asturias (-0,88%) y Aragón (-0,64%) registraron los mayores descensos relativos con respecto al año anterior. Los mayores crecimientos se dieron en Baleares (0,86%), Madrid (0,75%) y Canarias (0,35%). En el caso de Euskadi, la población a 1 de enero de 2016 era de 2.162.626 personas, frente a los 2.165.100 de doce meses antes, lo que supuso un descenso de 2.473 personas, un -0,11%. En Navarra, había 637.002 habitantes el primer día de este año, cuando al estrenar 2015 eran 636.402. La subida fue de 600 personas justas, un 0,09%. 


0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes