lunes, 7 de diciembre de 2015

Toque de atención

El Grupo de Investigación de Crímenes de Odio y el Movimiento contra la Intolerancia han recabado datos durante un año para elaborar un mapa histórico y documental que recoja todos los delitos de odio de los que existe constancia en la prensa. Los datos que arroja son bien elocuentes: desde 1990 han muerto 88 personas por este tipo de crímenes en España, aunque los autores del estudio creen que se trata solo de "la punta del iceberg". El proyecto 'Crímenes de odio: memoria de 25 años de olvido' hace un repaso exhaustivo de los casos que ha podido sumar, a falta de datos oficiales con los que poder contrastarlos. Entre las víctimas había extranjeros, musulmanes, 'sin techo', homosexuales o transexuales.
El Movimiento contra la Intolerancia estima que cada año se producen cerca de 4.000 agresiones de este tipo en España, ya que el Ministerio del Interior las cuantifica en unas 1.300 anuales y la Unión Europea considera que solo se denuncian el 10% de los casos. Clasificándolos en función de su tipología, los crímenes de odio más recurrentes son los racistas y xenófobos (37); seguidos de los de aporofobia (23), es decir los dirigidos contra personas sin recursos, básicamente los 'sin techo'; los de 'intolerancia criminal' (17), que suponen un rechazo delictivo a la dignidad y derechos fundamentales de las personas; la violencia ultra en el fútbol (6); el odio ideológico (6); la homofobia y transfobia (2 en cada caso) y la islamofobia (1). Algunos de ellos son especialmente difíciles de detectar, como los que afectan a los vagabundos, que son objetivo de diversos grupos e individuos, y de los que apenas hay datos.
La áreas más afectadas suelen ser las de gran concentración urbana, como Madrid (29), Barcelona (16), Valencia (7) y Alicante (6). Respecto al reflejo judicial de los crímenes recogidos en el estudio, 35 acabaron en condena: 19 por asesinato, 14 por homicidio y dos por lesiones o riñas tumultuarias. Entre el resto de casos, tres acabaron en absolución, cuatro archivados y sobre los 44 restantes no hay noticias de su culminación. La gran mayoría de estos delitos fueron cometidos por menores de 25 años, e incluso por menores de edad, aunque muchos de los casos suelen ser catalogados como sucesos, reyertas, peleas entre tribus urbanas y similares. Según los datos recabados, existen grupos racistas y xenófobos en todas las comunidades autónomas, con un total de 10.000 ultras y neonazis, y con más de un millar de sitios xenófobos en Internet.
En lo que se refiere a la Comunidad Autónoma Vasca, el informe da cuenta de dos casos concretos. Uno es de abril de 1999 y tuvo lugar en Getxo, cuando, según reza el documento, una persona sin hogar de 33 años, tóxicomano conocido y con buena relación con los vecinos, murió a causa de un encontronazo con un grupo de menores de edad. Un joven de 16 años le propinó dos golpes con una barra de hierro. El segundo caso se produjo en Errenteria, en abril de 2003. Un hombre natural de Ciudad Real vivía en una casa en ruinas cuando, en base a lo señalado por el ministerio público, el victimario lo visitó para pedirle explicaciones sobre una presunta agresión que días antes había sufrido un hermano suyo a manos de su interlocutor, que moriría por la rotura del bazo producida por los golpes que recibió en ese momento.
Los delitos de odio son particularmente graves por la motivación que subyace tras ellos y es necesario permanecer alerta y tomar medidas hasta erradicarlos. En un país democrático no puede haber lugar para discriminaciones y agresiones por razón de sexo, raza, orientación sexual, creencias religiosas o situación económica. Esa es una línea roja que nadie puede ni debe traspasar y la educación en valores es básica para evitarlo.

   

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes