jueves, 19 de noviembre de 2015

Pérdida desconocida

Entre la multitud de estudios de todo tipo que elaboran las múltiples empresas especializadas hay una gran parte que apenas sirve para nada. Para constatar algo que se sospechaba, a veces, o como muestra sociológica de corto alcance, en otras. Los hay también que tienen un reflejo económico por las cuantías que arrojan. De este último apartado es el que acaba de dar a conocer la asociación de fabricantes y distribuidores AECOC sobre la denominada pérdida desconocida, que abarca toda pérdida de producto cuyo origen no se puede conocer, e incluye los hurtos de clientes o empleados, los fraudes de proveedores y los errores internos.
Elaborado por la empresa EY, el informe presentado en el Congreso de Prevención de la Pérdida que se celebra en Madrid concluye que cada vez se roba más en las tiendas españolas. Así, los productos más afectados son las bebidas alcohólicas, junto a embutidos ibéricos, ropa y cosmética. Según el sector, ello indica que no se roba por necesidad sino con el objetivo de revender lo sustraído en los mercados ilícitos. De lo que no cabe duda es de que la gran distribución perdió 1.675 millones de euros en 2014 por este motivo, cifra que supone un 1,5% más que el año anterior y representa el 0,82% de las ventas totales del sector.
Según el citado estudio, el 15% de la pérdida desconocida se debería a errores administrativos, un punto por debajo de las cifras de 2013, el 21% a hurtos internos, otro punto menos, y el 64% a hurtos externos, dos puntos porcentuales más que hace dos años. El aumento de la pérdida desconocida en 2014 se debería al mayor volumen de ventas del sector, según explicó el presidente de AECOC Javier Campo.
La lista de los productos con mayores índices de sustracción está encabezada por las bebidas alcohólicas (79%), productos cárnicos/ibéricos (71%), ropa (70%), maquinillas de afeitar (68%), conservas (58%), cremas (56%) y maquillaje (52%). Entre los de menor demanda se encuentran los productos de piel (26%), pintura, pegamentos y esmaltes (29%), complementos y accesorios (30%), tabletas y accesorios informáticos (33%), calzado (35%) y accesorios de telefonía (39%).
A juicio de las empresas, el 81% de los robos son realizados por "hurtadores profesionales" y el 88% de quienes se han sometido a la encuesta opinan que el destino de lo sustraído son los mercados de reventa. Las más afectadas son las empresas de textil y ferretería/bazar, seguidas de las de gran consumo y grandes almacenes, perfumería y electrónica. Las modificaciones en el Código Penal que entraron en vigor el 1 de julio endurecen las penas para los reincidentes y, aunque es pronto para conocer al detalle la incidencia de esa medida en lo que afecta a la pérdida desconocida, al parecer se percibe una "tímida disminución" del problema.
En cualquier caso, el propio ministro de Justicia, Rafael Catalá, presente en el foro, apuntó que el origen del problema está vinculado a la situación económica, puesto que en etapas de crecimiento este tipo de delincuencia se reduce considerablemente. De lo que no cabe duda es de que se trata de un problema importante, y del que apenas se habla. Que se lleve a cabo un congreso para tratar de forma específica este asunto pone de manifiesto la relevancia que le conceden las empresas afectadas y la complejidad de las soluciones que no parecen pasar únicamente por las medidas punitivas.  

 

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes