miércoles, 25 de noviembre de 2015

Nuevos billetes de 20

El euro es la moneda única europea desde el 1 de enero de 2002, cuando entró en vigor en 12 de los países de la UE. Parece que fue ayer, pero casi han pasado ya 14 años. En este tiempo nuevos estados se han sumado al proyecto y a estas alturas es la moneda de curso legal para 19 de los 28 miembros de la Unión. Sin olvidar que cuatro microestados tienen acuerdos con la UE para utilizar el euro de forma oficial: Andorra, Mónaco, Ciudad del Vaticano y San Marino. En concreto, lo usan más de 337 millones de europeos y otros 210 millones de personas en todo el mundo disponen de monedas cuyo valor está fijado al del euro. Es, además, la segunda moneda de reserva, así como la segunda más negociada, después del dólar estadounidense. Su nombre fue adoptado oficialmente el 16 de diciembre de 1995 en Madrid y se introdujo en los mercados financieros mundiales como moneda de cuenta el 1 de enero de 1999 sustituyendo al ECU (Unidad Monetaria Europea) en una proporción de 1:1.
Tras una andadura de casi tres lustros, algunos billetes de euro se están renovando de la mano de una nueva serie denominada Europa. Primero fueron los de 5 y 10 euros, y este 25 de noviembre ha sido el turno del billete de 20. Las denominaciones restantes se introducirán progresivamente a lo largo de varios años. El nuevo billete de 20 euros tiene un tamaño de 133 x 72 milímetros y es de color azulado, con una imagen que representa el estilo gótico en arquitectura. Se le han incorporado diversos elementos de seguridad para protegerlo contra la falsificación. La textura es firme y resistente, y en los bordes izquierdo y derecho hay una serie de líneas cortas en relieve que facilitan la identificación del billete, especialmente a las personas con problemas de visión. Ese relieve también esta presente en las letras y en la cifra grande que indica el valor.
Al igual que en la primera serie de billetes, en la nueva serie Europa irán apareciendo representados estilos arquitectónicos de siete períodos de la historia cultural europea, que no reproducirán monumentos ni puentes reales. El de 5 euros recoge el estilo clásico, el de 10 pertenece al románico, el nuevo de 20 es gótico, el de 50 será renacentista, el de 100 barroco y rococó, el de 200 reflejará la arquitectura del hierro y el cristal del siglo XIX y, finalmente, el de 500 hará referencia a la arquitectura del siglo XX. En cuanto a los colores imperantes, la segunda serie tendrá los mismos que la primera. El elegido para la actualización fue el diseñador de billetes independiente radicado en Berlín Reinhold Gerstetter. Uno de los cambios más destacados es el protagonismo que cobra ahora un retrato del personaje mitológico Europa en la ventana situada en la parte superior del holograma que se vuelve transparente y puede verse a ambos lados del billete. En la mitología griega, Europa era una mujer fenicia de Tiro y existen dos mitos diferentes sobre cómo llegó al mundo griego: en el más conocido fue seducida por el dios Zeus, transformado en toro, quien la llevó a Creta sobre sus lomos, mientras Heródoto contó que fue secuestrada por los minoicos aunque con idéntico viaje final.
La renovación del diseño del billete de 20 euros no significa que la primera serie del mismo deje de tener validez. Habrá una circulación paralela de billetes nuevos y antiguos y la fecha en que los de la serie anterior dejen de tener validez se anunciará con "antelación suficiente". En el caso de los de 5 euros, la serie Europa tiene ya un porcentaje de circulación del 80%. Los billetes de la primera serie que retornen ya no se volverán a poner en manos de los ciudadanos al margen de su estado de conservación. Se trata, por tanto, de una sustitución completa. Entre todas las denominaciones, en la actualidad hay 17.000 millones de billetes en circulación en la zona euro y su valor facial total ronda el billón de euros.

   

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes