miércoles, 14 de octubre de 2015

Radiografía económica

Las reuniones del Consejo Vasco de Finanzas (CVF) siempre son de interés, ya que permiten realizar una radiografía de la salud económica del país. Las habas contadas de los últimos años no se han multiplicado aún, pero al menos la situación tiende a mejorar lenta aunque progresivamente. Eso se nota en el pulso financiero, que sigue caracterizado por las estrecheces aunque el cinturón haya dejado de apretar más y más. La última cita del CVF ha puesto de manifiesto que el actual es un escenario de transición, en el que la situación tiende a mejorar aunque persisten las dudas y la incertidumbre. Así, las haciendas vascas recaudarán el presente año 12.836 millones de euros, cifra que se traduce en una mejora del 4,2% respecto al año pasado.
De entrada podría parecer una noticia excelente, sin sombra alguna. No obstante, el total mencionado no cumple la previsión inicial para 2015, que contaba con un aumento del 6,17%. Esto se traduce en 243,1 millones menos con los que se podrá contar. De todas formas, la buena noticia es que no habrá recortes de envergadura para hacer frente a esta incidencia y se mantendrá el 'modelo vasco de protección social'.
En este contexto, el CVF se reunió en Vitoria este miércoles para cerrar las previsiones del presente ejercicio y fijar las del próximo año, en el que se pretende aumentar la recaudación un 5,2%, hasta los 13.498 millones. De cumplirse, permitiría al Gobierno vasco ampliar su presupuesto en un 1%. Respecto a este año, el cierre del ejercicio en las condiciones mencionada supondría para el Ejecutivo contar con 145 millones de euros menos, el 1,5% del total del presupuesto. No es, pues, una cuantía que ponga en jaque ninguna de las líneas económicas estratégicas del gabinete presidido por el lehendakari Iñigo Urkullu. Por tanto, no menguarán los gastos en los servicios básicos como sanidad, educación o lucha contra la exclusión social. Tampoco habrá recortes en las diputaciones forales, ni siquiera en Bizkaia, que ha sido el territorio más afectado por el comportamiento de los ingresos.
Yendo a las cifras contantes y sonantes, el reparto de la recaudación prevista para el próximo año daría a Bizkaia 7.063 millones de euros, 4.330 a Gipuzkoa y 2.104 a Álava, sumando en total los 13.498 millones ya mencionados. Todo ello pondría en manos del Gobierno vasco 100 millones más que el año que está entrando en su recta final. En esa condiciones, no habrá posibilidad de elaborar un presupuesto expansivo, sobre todo por lo que atañe al cumplimiento del déficit, que en 2016 no podrá ir más allá del 0,3% del PIB, frente al 0,7% de este año, lo que deja la capacidad de endeudamiento 263 millones por debajo.
La maraña de cifras manejada en el CVF dibuja una situación económica que mejora lentamente, aunque siguen siendo imprescindibles grandes dosis de cautela a la hora de manejar previsiones y objetivos presupuestarios. La crisis económica ha dejado una huella muy profunda que no podrá borrarse de un ejercicio para otro. Harán falta muchos años para que el crecimiento económico sea del calibre necesario que permita una mejora nítida en las cifras de creación del empleo y de reforzamiento del Estado de Bienestar. Al menos se está avanzado en la dirección correcta, la que permite que los ciudadanos puedan empezar a respirar.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes