martes, 20 de octubre de 2015

De fiestas y puentes

Las fechas posvacacionales son particularmente propicias para todo tipo de bajones anímicos, angustias y tristezas. Lo que se había tornado gozosa rutina durante el verano pasa a ser un grato recuerdo del pasado, mientras que de frente sólo aparecen meses y meses cargados de días laborables. Siempre ha de confortar la idea de que en un país con paro elevado trabajar es una bendición, al alcance de muchísimas menos personas que las que quisieran poder hacerlo. Dar una vuelta por cualquier oficina de empleo resulta un ejercicio de gran contenido aleccionador y didáctico, que agudiza la conciencia social de cualquiera, ya que la desesperanza e incluso el pesimismo se unen allí al abatimiento y la desesperación. La bajada del índice del paro, por nimio que sea, beneficia a cierto número de esos ciudadanos y les concede un respiro en un recorrido vital que en los últimos años, con la crisis, apenas les ha dado oportunidades para vivir dignamente. Por eso es tan importante cualquier caída del desempleo, porque detrás del mismo hay familias que emergen de la impotencia más infinita.
Para quienes viven en la dimensión ordenada del trabajo escrutar el calendario laboral del siguiente año es un ejercicio recurrente de cada otoño. Y es lo que está sucediendo estos días. Ya es oficial la lista de festivos, puentes e, incluso, algún 'superpuente' que traerá consigo 2016. Para los residentes en Bizkaia hay alguna novedad aunque, como es habitual, Año Nuevo y Reyes serán los primeros días en rojo de entre semana. No habrá que esperar tanto como los últimos años a otro de los clásicos festivos anuales, el de la Semana Santa. 24 y 25 de marzo serán Jueves y Viernes Santo, y el 28 será el turno del Lunes de Pascua, que también es día inhábil en Euskadi.
Uno de los cambios llega en julio. El día 31, festividad de San Ignacio, cae en domingo y, por ello, el 4 lunes, día de San Valentín de Berriotxoa, le tomará el relevo como ya sucedió hace unos años. Por lo demás, ninguna novedad en lo que resta de ese mes, con el 25 en rojo, por Santiago Apóstol, y tampoco en agosto, con el lunes 15 como jornada festiva por la Asunción de la Virgen. Sí hay cambios a principios de octubre, concretamente el día 7, viernes. Ese día se conmemora el 80 aniversario del primer Gobierno vasco, el presidido por el lehendakari José Antonio Aguirre. Con casi todo el territorio alavés y guipuzcoano en manos de los golpistas, en esa jornada de 1936 los concejales vascos que pudieron votar depositaron su confianza en el que sería primer mandatario de los vascos. Aguirre juró su cargo bajo el Árbol de Gernika, en el mismo punto en que una placa recoge hoy en día la fórmula empleada entonces para la asunción de la más alta magistratura del país. Octubre completará su lista de festivos con el 12, miércoles.
En la recta final del año no hay cambios. El 1 de noviembre, martes, se conmemora el día de Todos los Santos y la semana del 6 y el 8 de diciembre, martes y jueves, las empresas tendrán que lidiar con un 'superpuente' de grandes proporciones. Como la Natividad de 2016 cae en domingo ya no habrá más días en rojo hasta 2017. Deleitarse mirando el calendario laboral del próximo año puede tener un efecto placebo para quienes sufran por la falta de luz del otoño y el invierno, y por la lejanía de las próximas vacaciones. Es una forma de consolarse frente a la rutina y sus obligaciones, aunque nunca se debería perder de vista que estar permanentemente de vacaciones forzosas y no remuneradas es muchísimo peor.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes