miércoles, 22 de julio de 2015

Sabor arrantzale

El 22 de julio nunca pasa desapercibido en Bermeo, Mundaka ni Elantxobe. Es el día de la Magdalena, y la fiesta suele ser de aúpa en esas tres localidades marineras de Bizkaia. Siguiendo la tradición, la alcaldesa del primero de los municipios ha lanzado una teja en las inmediaciones de la isla de Izaro mientras pronunciaba la tradicional frase de 'Honaino heltzen dira Bermeoko itogiñak'. Es la fórmula utilizada para reafirmar que la ínsula les pertenece. Al acto han acudido diversas personalidades, como el consejero Josu Erkoreka y el diputado general Unai Rementeria. Este año la teja ha procedido de la iglesia juradera de Santa Eufemia, donde cada año tiene lugar la misa mayor de esta festividad. El azul marino ha teñido de celebración las tres localidades y, aunque el tiempo no haya acompañado demasiado, la Magdalena ha reunido a miles de personas en un ambiente de lo más vistoso.
Quienes lo hayan vivido alguna vez de cerca saben bien que en este rincón de Bizkaia el 22 de julio es un día muy especial, de esos que provocan verdadero apego hacia nuestras tradiciones más ancestrales. La sencillez de los actos programados le da mayor autenticidad si cabe y los protagonistas de la jornada, los vecinos de los tres pueblos, lo disfrutan con emoción e intensidad. Tras haber quedado en el pasado algunos episodios de masificación desmesurada y de actitudes nada acordes al espíritu de esta festividad que se producían en Elantxobe, la Magdalena ha vuelto a ser lo que siempre fue, un día de fiesta sana y hermandad, de sabor arrantzale, de tradición.
Precisamente, la jornada ha coincidido con el anuncio de que la flota vasca ha capturado 632.500 kilos de bonito en diez días. El precio medio de venta fue ayer de 3,96 euros, mejorando respecto al año pasado. En este contexto, la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, acudió ayer bien temprano a la descarga de este pescado en Bermeo, como muestra de apoyo al sector en los primeros días de la costera. Allí explicó que su departamento pretende reforzar el porcentaje de identificación, siendo los propios arrantzales los que asuman esa labor. De esa manera, todo el pescado de calidad saldría al mercado identificado con la marca de calidad de Eusko Label y su consumo repercutiría en mantener una pesca artesana y sostenible.
Los arrantzales merecen y necesitan el máximo apoyo de las instituciones y de los consumidores. Días como el de la Magdalena no pueden estar llenos de melancolía por los buenos tiempos pasados, sino que deben proyectar un futuro despejado, lleno de oportunidades para una flota que nos surte de lo mejor de la mar. Es un sector estratégico, que trabaja duro y que ha llevado a cabo un importantísimo esfuerzo de reconversión, modernización y adaptación a los tiempos. Merecen todo nuestro respaldo, no sólo en la fiesta sino, sobre todo, en el día a día.

  

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes