martes, 14 de julio de 2015

Hito histórico

Puede que la exploración espacial no produzca la misma emoción intensa a todo el mundo, pero nadie debería permanecer indiferente ante la magnificencia de los pasos que se están dando en los últimos años. La humanidad ha llegado ya a los confines del sistema solar, a asomar la cabeza hacia la inmensidad que se abre tras esa última frontera. Abruma todo lo relacionado con el espacio, con distancias que ni siquiera podemos imaginar y con fenómenos que escapan a nuestra comprensión. No sabemos qué hacemos en este pequeño planeta azul, si sólo somos una 'rara avis' de la creación, ni si tenemos vecinos en algún lugar por muy lejano que sea. No hemos llegado a comprender en toda su profundidad, y con las implicaciones que conlleva, todo lo que implica desde el punto de vista científico e incluso filosófico nuestra existencia como especie evolucionada según los parámetros terrestres, y menos aún en qué consiste el inabarcable juego cósmico.
Tras un larguísimo viaje de 4.800 millones de kilómetros que ha durado nueve años y medio, la sonda 'New Horizons' ha llegado por fin hasta Plutón, considerado planeta hasta el año 2006 y degradado a la consideración de planeta enano al descubrirse que tenía una masa menor de la que se creía hasta entonces. El artilugio puesto en órbita por la NASA lo ha rozado, al acercarse este lunes a unos 12.500 kilómetros del mismo. No son exageradas las afirmaciones realizadas por responsables de la misión cuando han señalado que lo logrado constituye un hito en la historia humana. Las señales de radio de la sonda tardan unas cuatro horas y media en llegar a la Tierra, y la cosecha de imágenes traerá consigo, a buen seguro, un sinfín de sorpresas. Durante la noche el frío es tan intenso allí que la atmósfera se congela en el suelo, y a mediodía no hay mucha más claridad que en el momento posterior al ocaso en nuestro mundo. En sus polos día y noche no duran seis meses, sino más de un siglo. 'New Horizons' ha recolectado datos durante las 22 horas en que ha estado más próxima a Plutón, y harán falta 16 meses para que todos ellos lleguen a nuestro planeta.
La inmensidad del universo nos sitúa ante nuestra pequeñez a nivel cósmico. No se trata de restarnos valor, en absoluto, sino de tomar conciencia del lugar que ocupamos en una escala que ni siquiera nos cabe imaginar. Todos los pasos dados por la humanidad en el espacio suponen grandes hazañas nunca vistas en la historia, de un calibre tal que lleva al límite las capacidades de nuestra especie. Sólo cabe sentirnos abrumados a la par que concernidos por lo que se está descubriendo con cada imagen que nos llega. En el espacio está el futuro de la humanidad, la clave de su supervivencia y ahí está también el gran misterio, el que guarda el secreto de lo que realmente somos.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes