sábado, 20 de junio de 2015

¿Verano?

El verano oficial está al caer. Da comienzo este domingo 21, exactamente a las 18.38 horas. La gran incógnita es, como cada año, qué tiempo hará, si se podrá disfrutar de la playa y del monte, si habrá opción de estar tranquilamente con los amigos de terraceo y callejeando o más bien tocará abrigarse y resguardarse de la lluvia con cierta asiduidad. Los meteorólogos lo tienen claro: los modelos matemáticos que predicen el tiempo no están preparados aún para hacer cálculos y previsiones estacionales. Y sin embargo, se hacen. Son muy pocas agencias las que se adentran en un terreno tan complicado, entre ellas la europea y la NOAA estadounidense. Sus cálculos son aprovechados, entre otros, por Aemet y en lo que respecta a Euskadi ha sido su delegada, Margarita Martín, quien ha dado a conocer sus vaticinios. Así, ha indicado que el verano no llegará aquí hasta finales de julio.
Muchos expertos en la materia consideran que estos anuncios en titulares de prensa están más vinculados con las necesidades del sector turístico que con un conocimiento real de lo que está por venir. Y, evidentemente, no es igual predecir el tiempo a tan largo plazo en Andalucía que en Euskadi. Desde la propia Aemet destacan, a este respecto, la enorme variedad climática vasca, en un radio de unos cien kilómetros. Por citar un ejemplo, en Hondarribia se recogieron la pasada primavera 313 litros, cuatro veces más que en Álava. No obstante, ahí está lo anunciado estos días pasados y cuando termine el estío tocará recapitular para calibrar el nivel de acierto.
Según el detalle de lo dado a conocer por Aemet, el tiempo inestable se mantendrá hasta la tercera semana de julio. El verano se suele instalar en Euskadi con cierto esplendor unas tres semanas después de lo indicado por el calendario, y la agencia cree que este año se mantendrá la misma tónica. Entre julio y septiembre lo habitual es recoger en la vertiente cantábrica cerca de 300 litros en precipitaciones, aunque en esta ocasión podrían llegar a los 350. En este contexto, tampoco se espera que los termómetros registren altibajos inusuales.
Respecto a la primavera, resulta mucho más sencillo hacer balance que casarlo a la perfección con la predicción estacional que se hizo en su día. Según los datos recogidos en la red de Aemet (Igeldo, Hondarribia, Loiu y Foronda), las temperaturas han sido 2,5 grados superiores a las habituales en esa época, y la máxima se anotó el 14 de abril en el observatorio de Bizkaia, con 30,8 grados.
La luz solar comienza a batirse lentamente en retirada desde esta misma semana y, según las mencionadas previsiones, el verano se hará de rogar en Euskadi. En 2013 encogió hasta límites insospechados y este año podría ocurrir algo semejante. En todo caso, siempre queda confiar en el cambiante clima vasco, capaz de poner en entredicho cualquier previsión.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes