lunes, 22 de junio de 2015

Los efectos del fútbol

Dice la evidencia que el fútbol es el deporte rey, el que mueve a masas enfervorizadas en cualquier parte del mundo. Eso conlleva un lenguaje universal, adaptado a todos los usos y costumbres, y convierte al que en los cómics de nuestra juventud llamaban balompié en una especie de argamasa social. No cabe duda de los efectos beneficiosos que se derivan de semejante estatus, incluidos los que superan el mero entretenimiento o la distracción y alcanzan la categoría de terapéuticos. Una vez acabada la Liga, los aficionados reclaman nuevas emociones cada fin de semana, y las liguillas de ascenso sacian casi hasta el comienzo de la nueva pretemporada esa imperiosa necesidad.
Son cuatro los equipos vizcaínos involucrados en la Segunda División: el Bilbao Athletic, que aspira al nivel A, y el Gernika, Arenas y Portugalete, con opciones de pasar de la Tercera a la B. En todos los casos, son ascensos que permitirían un salto enorme en sus expectativas de futuro, no sólo a los clubs mencionados sino al conjunto del fútbol en el territorio. Están a falta de un único escalón para poder traspasar la meta, y todos tienen opciones para redondear su temporada el próximo fin de semana.
El filial del Athletic dio un paso de gigante el pasado sábado en un estadio de San Mamés con muchísimo público, al vencer por 2-0 al Cádiz. Aunque el partido de vuelta no será un paseo, ni mucho menos, los rojiblancos tienen todo de cara para lograr el ansiado ascenso a Segunda A. Es un grupo joven, ambicioso y de calidad, y se merece posicionarse en la categoría de plata, muy cerca de sus mayores. También el Gernika saborea ya las mieles del éxito, al vencer este domingo a domicilio a Osasuna Promesas por 0-1. En idéntica posición se encuentra el Arenas, tras superar al Logroñés en la capital riojana también por 0-1. El Portugalete, por su parte, arrancó un valioso empate a cero en su visita al Cayón y decidirá su suerte el próximo domingo en La Florida.
En todos los casos, se trata de ascensos con importantes repercusiones deportivas, sociales y económicas. La ilusión es un instrumento esencial en cualquier ámbito de la vida, y uno de los elementos clave que explican el alborozo con que se están siguiente los partidos de todos estos equipos. El fútbol vizcaíno es algo más que el Athletic, por gigantesca y acogedora que sea su sombra. Y todos estos chavales que por poco más que su afición se dejan la piel en los campos del territorio cada fin de semana, bien se merecen acabar el ciclo liguero con una enorme alegría. No es una noticia menor cualquiera que aúne deporte, sacrificio, ilusión, tenacidad, honestidad, humildad y éxito.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes