miércoles, 10 de junio de 2015

De recetas

Hace tiempo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) enerva los ánimos de las poblaciones de aquellos países hacia los que dirige sus consejos. Es exactamente lo que ha sucedido con sus recientes recomendaciones para España, que tendrían como objetivo dinamizar aún más las buenas previsiones económicas y dar solidez a esas cifras. Todo el arco parlamentario, sin excepción, se ha distanciado de las medidas solicitadas por el organismo que dirige Christine Lagarde. En algunos casos, como el del partido en el Gobierno, se ha tratado de quitar hierro al asunto mientras que el resto de los partidos se han mostrado abiertamente beligerantes con el Fondo. En concreto, tres han sido las medidas puestas sobre la mesa por el citado organismo: una subida del IVA, el abaratamiento del despido y el copago sanitario y educativo.
No todo han sido peticiones por parte del FMI. También ha habido un alza en la previsión de crecimiento económico de la economía española para este año. Así, ha elevado esa cifra hasta el 3,1%, por encima del 2,9% por el que apuesta el Gobierno de Rajoy. Todo ello viene recogido en la declaración previa al informe que anualmente elabora sobre España el organismo internacional. Incluye también una velada advertencia ante los cambios políticos que se puedan producir fundamentalmente a partir de las elecciones generales previstas para noviembre. En ese sentido, advierte de que para que la recuperación económica se consolide y se siga generando empleo no cabe un solo paso atrás en las reformas, sino todo lo contrario.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, salió al paso de las recomendaciones del FMI haciendo hincapié en que el Ejecutivo tiene sus propias recetas económicas. Señaló que "escucha con atención" los análisis y las recetas para España pero que seguirá siendo fiel a "su propia hoja de ruta" que es la que "está sacando al país de la crisis". En año electoral nadie apuesta por medidas como las indicadas por el organismo monetario, pero habrá que ver qué ocurre a partir de las elecciones generales, con un panorama político volátil y una situación económica necesitada de estabilidad. No obstante, el hartazgo de los ciudadanos ante medidas que afectan muy directamente a sus bolsillos no da mucho margen de maniobra a unos partidos tradicionales asustados por sus resultados del 24 de mayo.

    

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes