jueves, 21 de mayo de 2015

Música silenciada

El IVA del 21% para la cultura, implantado en septiembre de 2012, ha soliviantado a los creadores desde el primer momento, por considerar que conducía directamente a la ruina a un sector ya muy perjudicado por la crisis económica. Este pasado miércoles fueron los músicos quienes mostraron su indignación al unísono a través de la iniciativa denominada 'Un día sin música'. Como su nombre indica, se trataba de silenciar todo tipo de actividad musical, llamando a la huelga a músicos, promotores y representantes técnicos de espectáculos, y vaciando los escenarios. Multitud de artistas se adhirieron a la protesta y se fotografiaron de forma simbólica con un esparadrapo en la boca.
Además, los impulsores de la iniciativa presentaron en el Congreso 225.000 firmas recabadas a través de la web change.org para exigir la vuelta al IVA del 8% (o incluso a uno superreducido del 4% como pide el sector), recordando que España es el único país europeo que grava los eventos musicales con un 21%, mientras que Francia lo hace con el 5%, Alemania con el 7% e Italia con el 10%. Como es evidente, ello repercute directamente en los precios de los espectáculos y en que artistas de renombre internacional rechacen dar conciertos en España cuando salen de gira. La iniciativa también tuvo un gran eco en Euskadi, donde la facturación ha bajado cerca de un 30% en los últimos años.
Según señalaron fuentes del sector, a la crisis provocada por la digitalización se le sumó en su momento la subida del IVA, lo que ha tenido un gran impacto en la industria musical, haciendo insostenibles gran número de iniciativas. Esta queja es plenamente compartida desde otro ámbitos de la cultura, como el cine por ejemplo. Aunque el Gobierno se ha comprometido a revisar su decisión de hace tres años, por el momento no se ha aplicado esa corrección a la baja.
Las demandas del sector cultural son absolutamente razonables y responden a la situación crítica que padecen. Un país en el que la cultura siempre ha sido maltratada requiere de medidas que fomenten todo tipo de iniciativas en ese ámbito y que faciliten el acceso de la ciudadanía a las mismas. Quienes ya andaban en la cuerda floja incluso en tiempos de bonanza requieren ayuda cuando la crisis se presenta con toda su crudeza. Lo contrario supone arrojar al vacío a tantos y tantos creadores que contribuyen a que un país sea mejor.

  

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por enviarnos tus comentarios. Si cumplen con nuestras normas se publicarán en nuestro blog.

 
prestashop themes